Gremios responsabilizan a Julio Martínez y al gobierno nacional por los despidos en el Parque Industrial        El Municipio destacó la importante matricula de alumnos de las escuelas municipales        Velardez realizó una intensa gira de trabajo en Chepes        EEUU ante acciones norcoreanas: la paciencia estratégica se agota        Casación confirmó la condena a Milagro Sala        Esteban Bullrich será candidato a senador por Cambiemos        Se conformará una cooperativa de servicios que fabricará calzado de seguridad        Garantizan la entrega de medicamentos y anticonceptivos a pacientes ambulatorios        Se realiza capacitación en incendios estructurales a bomberos
 
viernes 23 de junio de 2017
Contacto  Favoritos  
04/10/2012
Salud
La tenia o la solitaria, un monstruo en tu cuerpo
Taenia solium es un platelminto parásito de la clase Cestoda, que vive en el intestino delgado de los seres humanos. Es, junto con T. saginata, una de las especies conocidas como lombriz solitaria.

Pone los pelos de punta solo pensar que puedas albergar un parásito de tremendo tamaño pues este gusano puede alcanzar varios metros de largo. Los cestodos son gusanos planos y se les llama también "solitaria" porque suele vivir en los intestinos en soledad.


La Tenia adulta posee una cabeza con una especie de garfios  que le permite aderírse a las paredes del intestino además de ventosas. Son hermafroditas y se reproducen solas poniendo huevos sin necesidad de pareja.


La Tenia no tiene aparato digestivo y su alimentación se produce por la absorción por la piel. Con las ventosas se pega a las paredes de los intestinos y se desplaza por el interior del organismo por el intestino delgado y grueso. Contrario a lo que se cree , no tiene peligro de muerte y suele algunas veces salir totalmente o parte del gusano por el ano del paciente.

El cuerpo de la Tenia esta formado por gran cantidad de segmentos, unos anillos capaces de producir huevos que se separan y se expulsan con las deposiciones. Esto produce muchas veces el contagio ya que las personas al limpiarse pueden  albergar estos huevos en sus manos y contagiar a otras personas.


La "Teniasis" es difícil de detectar pues no produce grandes molestias aunque algunas personas sufren náuseas, diarreas o falta de apetito, con la consiguiente pérdida de peso. Muchas veces se detecta la presencia del gusano cuando se expulsan en las evacuaciones segmentos del parásito.

La Tenia se puede contraer al comer carne poco cocinada que contenga la larva enquistada, no obstante , las normas actuales para erradicar este parásito hacen muy difícil contagiarse comiendo carne. Solamente puede ocurrir con las carnes de caza  o en países con bajo desarrollo.

El problema más grave es cuando se ingieren huevos de Tenia y estos se abren en el aparato digestivo y las  larvas migran a través del cuerpo buscando un lugar donde enquistar y esto si es muy peligroso y puede llegar a causar la muerte si se desplazan hasta el cerebro.


Actualmente  es obligatorio realizar un examen muy profundo de las carnes en los mataderos por lo que son poco frecuentes los casos de esta enfermedad, no obstante hay que estar alerta  cuando se viaja a países con bajo control sanitario de los alimentos.


El diagnóstico no es sencillo y se requieren de varias pruebas para confirmarlo.

Entre los estudios están, análisis de excremento para detectar si existe una tenia o solitaria. También se deben realizar análisis de sangre junto con tomografías del cerebro, de estudios de resonancia magnética y en ocasiones una biopsia o análisis de tejido dañado o sospechoso.


No todos los casos de cisticercosis se pueden tratar, debido a las lesiones cerebrales. Cuando es posible, el tratamiento, utiliza una combinación de medicamentos antiparasitarios y antiinflamatorios.

Sin embargo, cuando la lesión cerebral está calcificada, o sea que los cisticercos están muertos y se ha formado una cubierta dura alrededor de las larvas de la tenia, no es benéfico proporcionar tratamiento antiparasítico específico.

Con frecuencia, a medida que mueren los cisticercos, la lesión se reduce de tamaño, baja la inflamación y los síntomas desaparecen.


Para eliminar la tenia intestinal, se utilizan la "Niclosamida", el "Praziquantel" y tratamientos prolongados con "Albendazol" según lo determine cada médico.

Para eliminar los cisticercos cerebrales u oculares se requiere de medicamentos de empleo delicado como anticonvulsionantes y generalmente una cirugía.

La cirugía está recomendada cuando:

- El quiste de cisticercos es muy grande y actúa como si fuera un tumor que afecta varias zonas cerebrales.

- Cuando el quiste es intraventricular . En este caso los parásitos se extraen por medio de varias formas de cirugía: corticotomía, craniectomía de fosa posterior o endoscopía.

- Cuando se presenta hidrocefalia severa, o sea inflamación en el cerebro.

 

 


Ahora es muy utilizada con todo éxito la cirugía láser, sin embargo aunque se logre matar al parásito, deja cicatrices que a largo plazo pueden ocasionar algunos problemas.

-------------------------------------

Fuente: Abadia Aljarafe

- 2010 DERIOJANOS.COM.AR -